Ludiviana Barrio Llamas, desde Sanabria

En 1986 Alberto Jambrina y Pablo Madrid grabaron docenas de piezas interpretadas por artistas populares en la comarca de Sanabria, provincia de Zamora (Castilla y León), una zona escarpada, de media-alta montaña, que por aquel entonces contaba aún con intérpretes excepcionales, como Ludiviana Barrio Llamas, del pueblo de Cervantes, que aquí canta y toca la pandereta, de una forma impredecible e inimitable. Seguramente ella tampoco sería capaz de «imitarse» si se le pide repetir lo mismo otra vez, dada la verdadera imprevisibilidad de la interpretación, sujeta al capricho del intérprete en cuestiones como el orden de las coplas, los adornos vocales, los dibujos con que hace que la percusión adorne lo que canta… Precisamente por esa razón, así como la belleza estética arrolladora, es que la hemos elegido. Estas mencionadas grabaciones existen en un doble CD editado por Tecnosaga (en su momento salieron en vinilo).

Escúchalo aquí 

Letra:

Sal a la calle, estrellas, sol y luna

sal a la calle.

Lucero, no me deja salir mi madre.

Estrellas, sol y luna

sal a la calle.

Me puse a contar, las estrellas del cielo

me puse a contar.

Como vi que eran muchas

lo volví a dejar.

Las estrellas del cielo

me puse a contar.

No hallan mis males remedios

ni contigo ni sin ti.

Mis males no hallan remedio.

Contigo, porque me matan,

y sin ti porque me muero.

Voy a misa con tu madre

todos los días de año.

Vas a misa con tu madre.

Llevas el velo tendido

a la libertad del aire.

Las estrellitas del cielo

están alumbrando a Dios.

Y tú, como eres mi estrella.

alumbras mi corazón.

Si quieres que te cuente lo que me pasa:

cuando estoy en la calle no estoy en casa.

Todito lo que yo hago

se lo cuentan a mi madre,

como si mi madre fuera

cuchillo para matarme.

De mí que no puedo, ay,

que no puedo

olvidarte, que es mucho lo que te quiero.

Después de cien años muerta

y de gusanos comida

letrero dejé en mis huesos:

lo mucho que te quería.

Anda, niña y duerme sola.

Lo mucho que te quería.

A San Antonio le rezo

seis días en la semana.

Si algún santo tiene envidia,

rezo a quien me da la gana.

Anda niña y duerme sola.

Rezo a quien me da la gana.

Mi madre me puso Rosa

para ser más desgraciada…

Que no hay rosa en el rosal

que no sea deshojada.

Niña bonita, ponte a servir

y lo que ganes dámelo a mí,

dámelo a mí, dámelo a mí,

niña bonita, ponte a servir.

Ay, que lo dejo y lo dejo,

ay, que lo voy a dejar.

Que andan diciendo en el baile

que están cansados de bailar.

Ayer te quise y hoy no te quiero,

ayer tuve gusto y hoy no tengo.

Hoy no lo tengo, voy a Zamora

por ver si traigo el gusto ahora.

El sol se llama Lorenzo

y la luna, María Antonia.

Cuando Lorenzo se pone

se levanta su señora.

Niña bonita, ponte a servir

y lo que ganes dámelo a mí,

dámelo a mí, dámelo a mí,

niña bonita, ponte a servir.

Please follow and like us:

Share on Facebook



Deja un comentario