Rondeña candeledana a la guitarra

Escúchala aquí.

Aquí tienes la letra y más abajo la reseña.

Y mi padre un caballero
mi madre es una serrana
y mi padre un caballero
y yo nací una mañana
entre la nieve y el hielo
entre la nieve y el hielo.

Le contesté con aire
rosita me llamó un cura.
Yo le contesté con aire.
Rosita sí, señor cura,
no deshojada de nadie.
Rosita me llamó un cura.

De tu muñeca a mi mano
échame una cadenita
de tu muñeca a mi mano
y cualquiera que nos vea
dirá que somos hermanos
dirá que somos hermanos.

Una concha fue mi cuna,
a orillas del mar nací
una concha fue mi cuna.
Si no me caso con Concha
no me caso con ninguna,
a orillas del mar nací.

A vivir entre la leña
a la sierra me he de ir.
A vivir entre la leña
por ver si los pajarillos
alivian algo mis penas
alivian algo mis penas.

Y una piedra redonda
a lo largo de la sierra
hay una pierra redonda
donde puso dios los pies
para subir a la gloria.
A lo alto de la sierra.

Primero que se ve
al entrar en Candeleda
lo primero que se ve
es una piedra muy alta,
encima, el macho montés,
encima, el machon montés.

No la quisiera echar,
y allá va la despedida.
Yo no la quisiera echar
Que se me ha roto una cuerda
y la tengo que arreglar.
Y allá va, allá va, allá fue.

El 24 de mayo de este año cumpliría 63 años el folklorista candeledano Pedro Vaquero Sánchez (24-05-1953/22-09-1997).  Como homenaje a él y a su pueblo que tanto nos han enseñado de su música queremos que este mes oigáis esta rondeña a la guitarra que él mismo grabo y edito en unos de sus trabajos de la serie “Cantes del Pueblo” de su sello discográfico Sonifolk.

Candeleda guarda todavía  su patrimonio musical y de danza perpetrado a lo largo de la vida de sus habitantes (según la definición de Pedro Vaquero “los del pueblo, y los cabreros”). Es importante hacer hincapié no en las canciones, instrumentos que se utilizan, etc., sino en como dicen los candeledanos cuando cantan, como hacen sonar sus guitarras y utilizan alzapuas en sus laudes y bandurrias al tocar sus jotas, rondeñas, etc… ésto  es lo que realmente les hace diferentes.

Los repertorios al uso, son utilizados en los pueblos de la comarca incluso en otros sitios más lejanos. Pero estas maneras en la ejecución, solamente se hacen aquí en Candeleda.  Ya apuntaba Pedro Vaquero sobre la variabilidad de los repertorios, su uso e identidad en uno de sus trabajos sobre la Rondeña en el Valle del Tietar: ” La rondeña del Valle del Tietar, con diferentes estilos y nombres es una variante del fandango, muy extendido a su vez también en muy diferentes versiones, por toda la geografía española, y en especial por toda Andalucía y la Mancha. Que los fandangos de Huelva sean los más conocidos no quiere decir, ni mucho menos, que sean el origen de los demás fandangos, como igual sería aventurado afirmar lo contrario mientras no existan pruebas fehacientes. Es más probable que se trate de un arcaico sustrato común de todos los pueblos de España que da origen a una similar forma de expresión, al margen de primacías y orígenes. Lo mismo se puede atribuir a las jotas, seguidillas, etc.”

Please follow and like us: